ACOGIDA DE CÁRITAS PARROQUIAL

Acogida Cáritas Parroquial                      Cáritas Parroquial

La Acogida en la Cáritas Parroquial forma parte de una red de solidaridad fundamental para la acogida y el acompañamiento de los más necesitados.

Todo grupo de Cáritas tiene que estar acompañado. Tarea fundamental es la del sacerdote de la parroquia que ha de tener el equipo de Cáritas como un grupo fundamental en la vida parroquial, pues dinamiza una de las dimensiones esenciales de la comunidad cristiana. Tareas del sacerdote en el grupo parroquial de Cáritas son, entre otras: impartir la formación del equipo; conocer a los voluntarios y acompañarles en su vida y su compromiso; conocer a las personas que acuden a la acogida; conocer la realidad del territorio parroquial, para plantear nuevas acciones de Cáritas en la Parroquia; ser promotor de voluntarios; acompañar la animación comunitaria del equipo, promoviendo su presencia en la liturgia, en la catequesis y en cuantas acciones se vean convenientes; formarse adecuadamente aprovechando los recursos que Cáritas pone al alcance de sus agentes.

El voluntariado en Cáritas ha de cultivar su propia espiritualidad. Consideramos que lo importante no es solo el “hacer”, sino el “ser”: el activismo en el que a veces caemos puede hacer que nos quememos, que nos cansemos, que nos agobiemos… Cáritas ofrece a sus voluntarios la espiritualidad que nace del Evangelio, la espiritualidad de Jesús que nos hace estar atentos a los pobres, en actitud de entrega desinteresada, desde la óptica del amor recibido y ofrecido. Todo ello se alimentará en dos momentos fundamentales que no pueden faltar en la vida del voluntario: un momento de voluntariado propiamente tal, que cada voluntario realizará, como luego veremos en diferentes lugares y tareas, y un momento de formación que tiene lugar en el ámbito parroquial y en el ámbito arciprestal o de programas. La asistencia a la formación es fundamental para cultivar ese “ser”.

Cáritas necesita también de unos medios materiales para llevar adelante su misión de ser acogida a los más pobres. Como norma, los medios materiales de la Parroquia son los de Cáritas. Para la acogida, se necesita de un local acogedor y preparado, ventilado y caldeado.

TAREAS DEL EQUIPO El equipo de Cáritas Parroquial tiene la misión de ser en la comunidad parroquial el signo de la acogida, de la renovación, de la lucha por la justicia… Por eso, se pueden realizar diferentes tareas que han de ser permanentes: -Intervención directa: tienen que ver con las tareas de acogida de los diferentes participantes que vienen a nuestra acogida; tareas de acompañamientos con algunos participantes y de muy diferentes maneras; apoyando el trabajo que desarrollan los programas específicos en nuestra parroquia o territorio, colaborando en Programas Específicos a nivel diocesano, bien sea en infancia, empleo, personas sin hogar… -Tareas de sensibilización y comunicación: el equipo de Cáritas parroquial tiene que ser un altavoz en la Comunidad Parroquial utilizando muy diferentes formas: presencia en la Eucaristía, tablón de anuncios, presencia en los consejos, gestos públicos, animación de catequesis, organización de talleres, charlas o actividades, diálogo con otros agentes del territorio parroquial… En la vida Parroquial, Cáritas tiene sus momentos estipulados al año. Por lo menos, dos: en Navidad y en Corpus Christi. En ambos momentos se ha de informar a la comunidad parroquial de lo que hace Cáritas, del dinero que emplea en la parroquia, de las personas que acompaña… Junto a ello, existen las Campañas anuales que nos dan multitud de ideas para visibilizarnos en la comunidad intra y extra eclesial; la red de Comercio Justo que podemos dinamizar; las propuestas de C

El objetivo es que la familia/persona pueda introducirse de nuevo en el tejido social, y queden sentadas las bases para superar las situaciones complejas que rodean su realidad. Así, desde Cáritas Madrid, se trabaja diariamente para fortalecer esta base en la que se busca recuperar la dignidad de la persona y hacerla protagonista de su propio proceso.

 

Para lograrlo, desarrollamos las  actividades siguientes:

1.    Acogida: es la primera atención, y permite crear con las personas una relación de confianza para afrontar las dificultades.

2.    Valoración: se buscan causas y posibles soluciones a través de una visión que da importancia a la historia de cada persona y sus circunstancias.

3.   Acompañamiento: se promueven las capacidades de cada persona estableciendo una relación de cercanía al ofrecer la atención fraterna y solidaria.

4.   Ayudas económicas y derivación: si se considera necesario, se gestiona apoyo para cubrir gastos particulares o se conduce a la persona hacia otros servicios. Las prestaciones económicas son un medio de ayuda en itinerarios, es decir, complementan la atención y generan oportunidades; por lo tanto, se gestionan de manera personalizada para atender a las necesidades y procesos de cada persona atendida.

 

Las prestaciones económicas son las siguientes:

•Ayuda familiarque permite disponer de medios para potenciar los recursos de la persona/familia dentro de un plan para la inserción social adecuado a sus necesidades. La Hoja de Caridad, que nació en 1957, facilita apoyos económicos a las familias y personas en momentos concretos con la finalidad de prevenir casos de deterioro. Estos fondos provienen de donaciones de particulares para afrontar situaciones específicas que enfrentan las familias.

Becas de formación que apoyan la realización de procesos de capacitación laboral.

Fondo Diocesano de Emergencia, de carácter excepcional en contexto de crisis, instituido para completar las ayudas institucionales existentes e iniciar procesos de conocimiento y atención.

 

Acogida Cáritas Parroquial