HOGAR DE MAYORES

    

HISTORIA DEL HOGAR
SAN BASILIO EL GRANDE


 

OBJETIVOS:

a) Constituirse en centro Parroquial donde puedan pasar los mayores unas horas del día.
b) Proporcionar los esparcimientos propios de su edad, (juegos, biblioteca, televisión) en un ambiente confortable.
c) Dar a conocer a los mayores enfermos, para poder visitarlos individualmente cuando sea preciso.
d) Facilitar el medio de realización humana sobre la base de su particular situación en la vida y en la sociedad.
e) Facilitar la posibilidad de luchar por los derechos de los que vean mermadas sus posibilidad económicas.


 

EVOLUCIÓN DEL HOGAR

Durante los primeros años fue un aprender sobre la marcha, no teníamos una formación específica para cuidar a nuestros Mayores únicamente la que teníamos a nivel familiar. Sí, había disponibilidad y buena voluntad, pero eso no era suficiente, se aprendía de la experiencia vivida cada día.
Nuestros mejores maestros fueron los propios Mayores ya que ellos mismos no iban marcando sus necesidades más prioritarias y también la preferencia por unas actividades en lugar de otras.
Era cierto, necesitaban un lugar donde estar, donde contar sus cosas, donde alguien les escuchara con paciencia y cariño. Pronto se creó un ambiente familiar, nuestro trato era respetuoso, lleno de ternura y sensibilidad, ellos mismos lo exigían porque lo necesitaban, de esa manera poco a poco fuimos creando un clima entrañable y familiar haciendo de nuestro Hogar fuese su segundo hogar.
Desde su puesta en marcha han pasado ya nueve años, en los que su labor ha ido evolucionando en todos los aspectos. En la actualidad damos acogida a 150 Mayores inscritos en el Hogar de los cuales atendemos diariamente de 35 a 50. Somos un equipo de 30 personas las que nos dedicamos a llevar a cabo esta labor.
 
 

LABOR HUMANITARIA Y SOCIAL
 

La labor humanitaria y social es la base y el campo en la que el Hogar está desarrollando más trabajo. Desde su inicio se trató que el Hogar no se quedara únicamente como un lugar de ocio para jugar a las cartas, sino que es algo más, nos esforzamos en afianzar ese clima de confianza y familiar donde ellos se sientan como  en su propia casa, el trato es a la vez respetuoso y recíproco sin paternalismos, intentamos que se sientan integrados socialmente y puedan desarrollar todas sus capacidades, que ellos se sientan útiles al participar en la creación de algunas actividades, con dignidad de personas y de esta manera mejorar en lo posible su calidad de vida e incentivar su nivel cultural.
Esta familiaridad y confianza es posible al ser un Hogar pequeño y de espíritu religioso, esto no sería posible de no ser así.


 
 

Naturalmente prestamos una atención especial a aquellos que más lo necesitan, bien por falta de medios económicos, por falta de movilidad, alguna discapacidad o porque están desamparados o enfermos, u otras carencias. Se hacen acompañamientos (a su domicilio, centros médicos), compras gestiones, compañía, en algunos casos se sustituye a la familia, bien porque trabajan u otras necesidades, asesoramiento y orientación, problemas familiares y residencias, en caso de fallecimiento asistimos a sus entierros y funerales.
En Octubre del año 1.993 nos comprometimos a dar otro servicio a nuestros Mayores, es un servicio de pedicura(corte de uñas, durezas), este servicio, va destinado a aquellos Mayores que por incapacidad o falta de movilidad por causas de su edad como es la agilidad, no puedan hacerlo por sí mismos. En este trabajo muchas veces detectamos infecciones, malformaciones y heridas entre otras cosas. En ese caso de detección, en seguida damos cuenta de ello al mismo anciano o a su familia para evitar males mayores, como nos ha ocurrido en varias ocasiones. Este servicio es gratuito y lo hacemos semanalmente previa petición de hora, los viernes de 5,00 a 8,00.
Ya no solamente son los Ancianos los que nos demandan esta atención, sino en muchos casos son los mismos familiares los que solicitan esta ayuda para sus Mayores, sean o no sean del Hogar.


 
 

PROYECTO ANCIANOS

 

Desde el año 1.990-91 colaboramos con Cáritas-Vicaría en el Proyecto de Atención a Ancianos, este proyecto va dirigido a aquellas personas de edad avanzada de nuestro Arciprestazgo. La finalidad de este proyecto es atender las necesidades de aquellas personas de edad avanzada de nuestro Arciprestazgo. La finalidad de este proyecto va dirigido a aquellas personas de edad avanzada de nuestro Arciprestazgo. La finalidad de este proyecto es atender las necesidades de aquellos Mayores más desfavorecidos, económico-social y familiarmente, que no pueden valerse o desplazarse por sí mismos entre otras cosas.
El objetivo es dar una mejor respuesta y mayor cobertura a sus necesidades en su mismo domicilio.
Nuestros trabajo consiste en acompañar a aquellos Mayores que estén en situación de soledad prolongada y que no tienen familia, enfermos, apoyo en la realización de gestiones administrativas o de otra índole, tramitación de documentos y asesoramiento, bien sobre residencias, centros de día, entre otros, acompañamientos a centros de salud, compras, etc.
Toda esta labor, tanto la que se hace desde el Hogar y la del Proyecto Ancianos, es difícil delicada y laboriosa, esto nos requiere bastante burocracia, contactar y trabajar con las propias familias si las hay y quieren. Hay casos en que si conseguimos que colaboren con nosotros, especialmente para hacerles ver que se trata de sus padres o abuelos y que tienen que responsabilizarse de ellos, lo malo es cuando no quieren saber nada de ellos.
Es indispensable la coordinación entre los equipos tanto parroquial como de Cáritas-Vicaría, Trabajadores Sociales, Junta Municipal y en algunos casos con los ambulatorios médicos de la zona. Como profesional contamos con nuestra Asistente Social. Veinte personas están dedicadas a colaborar en este Proyecto que también pertenecen al voluntariado de Cáritas. Para la coordinación tenemos reuniones mensuales con el Trabajador Social de Cáritas-Vicaría y los responsables de zona, estos a su vez con los Asistentes Sociales de la Junta Municipal. Los servicios de Acción Social a nivel Vicaría y naturalmente contamos con el apoyo y la ayuda de los equipos de Vicaría.
 
 

Después de nueve años es ahora cuando estamos recogiendo el fruto de este trabajo, muchos familiares nos dan muestras de su agradecimiento, incluso se ofrecen para ayudarnos y colaborar en la parroquia. Es muy gratificante para nosotros escuchar a nuestros Mayores cuando nos dicen: "no puedo pasar un día sin venir al Hogar, aunque sea solamente un ratito"; "con sinceridad os digo que vengo al Hogar como si viniera a mi propia casa"; "sé que si estoy enfermo vendréis a verme"
 
 
 

FORMACIÓN
 

Este trabajo no se puede desarrollar de manera individualizada, es necesario trabajar en equipo y con mucha coordinación, para ello en imprescindible la formación. Al año siguiente de abrir el Hogar ya se empezó a trabajar en la formación del equipo, varios componentes del mismo han realizado los cursos Básicos de Formación Permanente de Voluntariado y los cursos de Iniciación y Profundización como Animadores de Personas Mayores den la Escuela en Cáritas. Participamos en todas las Jornadas de reflexión, encuentros y cursillos que se organizan a nivel de Arciprestazgo y Vicaría a lo largo del curso. A petición nuestra, realizamos cursillos de formación con temas concretos relacionados con nuestro trabajo, que realizamos en las mismas parroquias.
También para ampliar nuestra formación y saber trabajar en grupo desde hace 4 años el equipo del Hogar acordó mantener unos encuentros bimensuales, dirigidos por un sacerdote, en este caso Don Basilio. La finalidad de estos encuentros es adquirir una mayor y mejor formación y coordinación del equipo. Los temas son importantes y relacionados con nuestro trabajo. Este año hemos expuesto el documento de Reflexión LA IGLESIA Y LOS POBRES y las propuestas para la Acción Pastoral LA CARIDAD EN LA VIDA DE LA IGLESIA.
Por estar estrechamente relacionados con nuestro trabajo y con motivo del lanzamiento de la Pastoral de la Salud, asistimos a las reuniones que se realizaron a lo largo del curso en nuestra misma parroquia y en las Jornadas Diocesanas de Pastoral Sanitaria. Dos miembros del grupo han realizado el curso de INICIACIÓN A LA PASTORAL SANITARIA.
No creemos conveniente para el equipo mezclar el trabajo de las dos Pastorales, sí para adquirir una mayor formación y conocimientos para el desarrollo de nuestro trabajo con los ancianos enfermos.
 
 
 
 
 

CONCLUSIÓN
 

Las personas que colaboramos en el Hogar, como seguidores de Jesucristo, no queremos dar la espalda a los mayores que nos necesitan, entendemos que no son algo ajeno a nosotros, sino que vemos en cada una de ellos a Jesucristo y creemos que no basta que ejerzamos solamente la caridad evangélica, tenemos que ir más allá y ejercerla desde la justicia. Para que este ejercicio de la caridad, que es nada más y nada menos que ejercer el mandamiento del amor, sea irreprochable y aparezca como tal, es necesario que cumplamos antes que nada las exigencias de la justicia, para no dar como ayuda de caridad, lo que debemos dar por razón de justicia.
Esto nos exige:
 
 --Tener un conocimiento de esta realidad social desde sus raíces, en nuestro caso de los
    mayores y toda su problemática.
 --Tenemos que tener toma de conciencia de esta realidad, hay que saber qué pasa en
    nuestra sociedad y por qué pasa.
 --Tener una mayor Formación para conseguir dentro de nuestras posibilidad, verdadera
    transformación social.
 --Tenemos que ser más solidarios y compartir lo que somos y tenemos.

  Tenemos que tener conocimiento de esta realidad si queremos servir a los Mayores que forman parte de los mas desfavorecidos.
  Nosotros estamos esforzándonos en trabajar de acuerdo al plan Pastoral de nuestra Vicaría en la Acción Caritativa y Social de la Delegación de Cáritas.
 

PROGRAMACIÓN CURSO

SITUACIÓN ACTUAL
El Hogar San Basilio ha sido y sigue siendo en la Parroquia una referencia para los mayores, a donde acuden cada día en una cantidad significativa, a buscar compañía y apoyo. Es verdad que ha disminuido en estos últimos años el número de asistentes, pues al ser personas muy mayores, van desapareciendo por enfermedades crónicas o por defunción.
Por otra parte, cada vez más, en el barrio hay muchos ancianos. De los casos que han salido en la prensa en este año, encontrados muertos en sus casas después de varios días, tres eran de nuestro barrio. Por eso nos hemos planteado para el curso próximo 2003-2004,  renovar el Hogar y darlo a conocer, no sólo como un sitio donde vienen a pasar un rato, sino como un centro donde voluntarios y ancianos se van a implicar en mejorar las condiciones de vida para los mayores.

OBJETIVOS PARA EL CURSO PRÓXIMO
1. Crear un espacio de encuentro para los ancianos, donde se encuentren a gusto y puedan comunicarse, encontrando siempre gente que les escuche y les ayude en pequeñas cosas o trámites que ellos solos no pueden.
2. Crear una red de voluntarios que junto con los Voluntarios de Atención y Gestión, hagan un trabajo de instrospección para detectar casos de soledad y abandono, y así poder actuar según los casos.
3. Implicar también a los mismos ancianos para que con su ayuda se detecten casos que necesitan ayuda.
4. Ampliar las actividades que hasta ahora se desarrollan.

ACCIONES
1. Convocar a nuevos voluntarios y darles formación junto a los que ya trabajan en el Hogar y en Atención y Gestión.
2. Pedir la colaboración de los vecinos en las Misas de la Parroquia y embuzonando, para detectar casos de soledad o abandono.
3. Hacer una campaña entre los mismos ancianos para que ellos también se impliquen en detectar casos.
4. Invitar un día a la semana (Café, refrescos...) a todos, aunque no sean socios. Este día, los voluntarios traerán a los que necesiten apoyo para salir.
5. Cuidar mucho la atención personal a cada persona, sobre todo a los que veamos que están más solos o les cuesta más relacionarse.
6. Organizar charlas- coloquio sobre salud, cuidados en la ancianidad, etc. Estas se harán una por trimestre, terminando con una invitación.
7. Aprovechar todas las ocasiones que sirvan para hacer del Hogar un punto de encuentro para los Mayores del barrio, como son las fiestas que se vienen organizando para Navidad y San Isidro.
8. Buscar voluntarios para actividades que les ayuden para la movilidad y la memoria ( gimnasia, juegos, etc.